Tanatorio y velatorio


Tanatorio y velatorio


¿Qué es un tanatorio?

El tanatorio es un establecimiento que cuenta con todos los servicios necesarios para la exposición y permanencia del cuerpo del difunta hasta el momento del sepelio, además de para realizar prácticas de sanidad mortuoria.
Es un establecimiento funerario con los servicios adecuados para la permanencia y exposición del cadáver hasta la celebración del sepelio y, en su caso, para la realización de prácticas de sanidad mortuoria.

¿Qué otras dependencias está obligado a albergar un tanatorio?
El tanatorio debe contar con túmulos, cámaras y salas de preparación, y la temperatura debe cumplir con las normas dictadas por Sanidad.

Servicios que ofrece el tanatorio
El servicio principal del tanatorio es el de velatorio del fallecido. Para ello ofrecen servicios destinados a acondicionar el cuerpo del fallecido como la tanatopraxia y la tanatoestética. A las familias, por su parte, les ofrecen vehículos de acompañamiento, capillas en las que celebrar el funeral o facilidades para realizar trámites admninistrativos. Al ser el tanatorio un lugar de encuentro de las familias con sus allegados y conocidos, también ofrecen servicios de restaurante, cafeterías, máquinas de vending o también acceso a Internet.

Los tanatorios situados cerca de cementerios ofrecen también servicios de cremaciones e ihumaciones.

¿Se asigna el tanatorio en función de la zona de residencia?
No. Es la familia del fallecido la que elige el tanatorio para despedir a su ser querido de la manera que más se ajuste a sus necesidades. Los criterios para elegir el tanatorio son personales y se basan en aspectos como el precio, la situación geográfica y proximidad, el trato personal y la calidad de las instalaciones.

¿Es imprescindible utilizar un tantorio antes del entierro?
No hay necesidad, pero sí que se aconseja hacerlo dado que deben transcurrir un mínimo de 24 horas desde el fallecimiento hasta el traslado del difunto al cementerio o crematorio, y durante ese periodo es preferible que el cadáver permanezca en algún lugar con las condiciones sanitarias e higiénicas adecuadas para la conservación del cuerpo.

Si no se desea utilizar una sala en el tanatorio, se puede solicitar a la empresa funeraria que traslade el cuerpo a una cámara que reúna dichas condiciones hasta que haya transcurrido ese periodo y pueda ser trasladado.

¿Qué es un velatorio?

Se conoce como velatorio tanto a la acción de velar a un difunto (acompañarle durante la noche) como a la sala o habitación donde se lleva a cabo. Antes de la creación de los tanatorios los velarorios se llevaban a cabo en las propias casas, en las que el cuerpo del fallecido se encontraba presente sin que existiera ningún tipo de medidas de seguridad higiénicas y sanitarias, lo que podía provocar contagio de enfermedades debido a la descomposición natural del cadáver. Los tanatorios se crearon para poder velar a los difuntos con las necesarias medidas de seguridad por la separación física existente entre las personas presentes y el cuerpo del fallecido, así como por las salas en las que se prepara el cuerpo para que se retrase durante las primeras horas esa descomposición natural.

¿Es habitual que se produzca una crisis nerviosa en algún familiar durante un velatorio? ¿Y qué ocurre si un familiar se desmaya o sufre un ataque de ansiedad?
No son habituales las crisis dado que la asistencia a los familiares en el tanatorio ocurre durante la primera fase del duelo y los síntomas psicológicos suelen aparecer después de una semana o un mes. Pero la mayoría de las funerarias cuentan con psicólogos en caso de que se necesite su ayuda, aunque no sea lo habitual y pocas veces se requiera su asistencia.

En caso de que algún familiar tenga un desmayo o una crisis de ansiedad, se llama inmediatamente a un médico de urgencias ya que se trata de un momento muy delicado y se evita que pueda ocurrir algo serio.

El personal de la funeraria está totalmente implicado en el duelo de los familiares y en todo momento se muestran pendientes de la familia, de estar a su lado, de tranquilizarles y de ayudarles en todo lo que necesiten.

El féretro

El féretro o ataúd es un recipiente de forma rectangular en el cual se deposita y transporta a los fallecidos. Los féretros deben cumplir con las normas de Sanidad y las compañías funerarias, cuyos agentes siempre llevan un catálogo en sus desplazamientos, tienen disponible una amplia gama con diferentes precios y características para poder cumplir con las necesidades de todas las familias a la hora de elegirlo.

Además, la familia puede ver y elegir el féretro ya que muchos tanatorios cuentan con una exposición de féretros disponible.

Qué es un túmulo

Se conoce como túmulo al habitáculo refrigerado utilizado en el tanatorio para depositar el féretro con el cuerpo del difunto y exponerlo a los familiares y allegados antes de darle el último adiós. En España son frecuentes los conocidos como túmulo castellano y túmulo catalán. El primero de ellos separa mediante un cristal el habitáculo en el que se expone el féretro de la sala en la que se lleva a cabo el velatorio. El catalán, por su parte, consiste en una urna de cristal dentro de la cual está colocado el féretro, y dicha urna se ubica en la misma sala en la que se encuentra la familia.

Llámenos al 91 013 69 30 o al 665 935 794, las 24 horas, y un asesor personal le atenderá inmediatamente.