Guía de ayuda


Guía de ayuda

En un momento tan delicado, en Funerarias Móstoles queremos dar a nuestros clientes todas las facilidades para elegir y entender cada paso que da. Por ello, a continuación destacamos información necesaria para quien acaba de perder a un ser querido.


Entender los deseos de nuestro ser querido y respetarlos

Si conocemos sus deseos, una vez llegado el momento podremos agilizar todos los trámites que debemos llevar a cabo para cumplir con su última voluntad.

Localizar todos los documentos importantes

Es recomendable saber dónde encontrar los documentos necesarios para los trámites posteriores, en previsión del posible fallecimiento. Estos documentos son:

  • DNI o libro de familia.
  • Información acerca de la póliza de seguro de vida o de defunción, si se tiene contratado, asó como acerca de la Seguridad Social.
  • Documentación financiera y testamento.
  • Si el el difunto tenía caja fuerte, la clave de acceso a la misma.
Localizar todos los documentos importantes

No hay que tener miedo a hablar de un posible fallecimiento pues eso ayuda a conocer los deseos de los seres queridos acerca de sus creencias religiosas, si está a favor de donar sus órganos, si prefiere ser enterrado o incinerado. Eso ayudará a preparar el funeral.


Qué hacer justo después de perder a un ser querido

Tras el fallecimiento de un ser querido las primeras horas pueden ser duras, confusas y abrumadoeas hasta que comienza el duelo, y hay cuestiones que no esperan para que les prestemos nuestra atención.

Certificar el fallecimiento

Si no se encuentra presente un médico hay que contactar con uno para que certifique la defunción. Si no se tiene el número de contacto de ninguno, podemos llamar al 112. De existir antecedentes médicos deben tenerse a mano.

Avisar a los familiares y amigos

En primer lugar se debe comunicar el fallecimiento a los familiares directos, después a sus amigos y parientes cercanos, y a continuación a otros conocidos como vecinos, empleados o compañeros de trabajo.

Si había personas a su cargo, planificar su cuidado

Si el difunto tenía personas a su cargo se debe planificar su cuidado y su protección con el fin de que no pasen los días siguientes a la pérdida desatendidos. Así mismo, si tenía alguna mascota hay que prever quién se encargará de cuidarla.

Decidir quién se encargará de la toma de decisiones

Una persona de la familia o un amigo íntimo debe identificarse como solicitante, que será quien facilite y posteriormente firme la documentación necesaria para iniciar los trámites y a quien se dirigirá la funeraria para encargarse de todos los preparativos.

Donación de cuerpo o de órganos

Hay que comprobar si el difunto dejó reflejados sus deseos de donación o si contaba con algún carnet que le identificara como donante.

Documentos e información confidencial

Toda la documentación de utilidad como el certificado de nacimiento, el libro de familia, la cartilla de la Seguridad social, las tarjetas de débito y/o crédito, las pólizas de seguros, las cuentas bancarias, los pagos de impuestos, los títulos de propiedad y/o escrituras de vehículos o inmuebles, y la copia del testamento tienen que estar disponibles.

Ponerse en contacto con la funeraria

Es necesario contactar con una empresa funeraria que se encargue de trasladar el cuerpo del fallecido. La empresa facilitará los trámites y realizará las llamadas que sean necesarias para atendernos rápidamente y de manera eficaz, además de coordinar los servicios no sólo de traslado y de la propia funeraria sino de la compañía de seguros para garantizar la tranquilidad del cliente.

Proteger el domicilio del difunto

Hay que asegurarse de que la residencia habitual del fallecido permanece cerrada y protegida los primeros días. De permanecer cerrada durante un periodo de tiempo mayor, es recomendable visitarla con frecuencia para evitar que las cartas se acumulen en el buzón.

Conservación de ADN

Si se desea conservar una muestra de ADN del difunto es el momento de hacerlo, porque tras el entierro es prácticamente imposible obtenerla, y totalmente imposible si el cuerpo es incinerado.


Preparando el funeral

La preparación del funeral en ocasiones requiere tomar decisiones rápidas y contra reloj, y las condiciones emocionalmente difíciles del momento pueden hacer que nos sintamos abrumados.

Coordinarse con la funeraria

La empresa funeraria estará con nosotros durante la preparación, de acuerdo con nuestros deseos, y asesorándonos acerca de las diferentes opciones.

Personalización del servicio fúnebre

Es necesario comunicar a la empresa funeraria cualquier requerimiento tradicional, religioso o especial, así como si el difunto pertenecía a alguna congregación religiosa, asociación, cuerpos de Seguridad del Estado o a la armada o el ejército, o cualquier otra institución que necesite un determinado protocolo.

Preparar la esquela

Si se desea publicar una esquela para conmemorar al difunto, hay que redactarla.

Elegir el servicio que le gustaría al difunto

Los servicios estándar incluyen el traslado del cuerpo, su acondicionamiento, el féretro, los trámites necesarios para la incineración o el entierro, ceremonias de despedida y recordatorios y flores, pero hay muchas otras opciones que pueden valorarse.

Comunicarlo a la familia y los amigos

hay que asegurarse de que los familiares, los amigos y otras personas allegadas conocen el lugar y la hora en que se celebrarán el velatorio y la ceremonia de despedida con tiempo suficiente. No hay que limitarse a la familia sino comunicarlo también a los vecinos, compañeros de trabajo y grupos o asociaciones a los que perteneciera. Es más sencillo si se llevan a cabo estos avisos vía WhatsApp o mensajes SMS.

Compartir sus memorias

Es posible pedir a la familia y los amigos que compartan fotos e historias del difunto mediante la creación de una web memorial o una página en Facebook donde todas estas personas colaboren.

Elegir enterrar o incinerar

Al preparar la despedida o el funeral, decidir en primer lugar entre el entierro o la incineración es lo más sensato. Para la toma de esta decisión se tienen que tener en cuenta las preferencias del difunto, sus tradiciones y sus creencias.

Organización de la ceremonia

Se tienen que decidir las flores, la música, la lectura, y también se puede pensar en alguien que diga unas palabras y lo que nos gustaría que compartiera con todos. También se puede preparar un libro de firmas.

Que la familia y los amigos nos ayuden

El funeral no es algo que debamos afrontar solos. Los familiares y los amigos pueden ayudar en tareas concretas, y la mayoría de la gente agradece que se les haga saber cómo pueden ayudar en un momento como este.

Llámenos al 699 765 933, las 24 horas, y un asesor personal le atenderá inmediatamente.