Cómo actuar en un fallecimiento


Cómo actuar en un fallecimiento


¿Quién toma la decisión de enterrar o incinerar si el fallecido no la ha expresado en vida?

Si un difunto no ha expresado en vida su deseo de ser incinerado o enterrado, la decisión la toma la familia o un amigo de confianza. Prevenir es lo mejor, y este tipo de decisiones es recomendable no dejarlas para que los tome la familia en el momento del fallecimiento de un ser querido. La mejor opción, tanto para esta cuestión como para otras, es un certificado de últimas voluntades.

¿Se respeta la decisión de enterrarse o incinerarse expresada en vida?
Sí. Las familias suelen respetar lo que el difunto expresó en vida.

¿Qué ocurre si el diufunto no era creyente y su familia es muy religiosa?
En ocasiones lo que se decide es no dar misa pero sí un responso. La decisión siempre corresponde a la familia, y en este aspecto la empresa funeraria puede ofrecer opciones para que decidan.

¿Qué hace la funeraria si se da cuenta de que no se están cumpliendo los deseos del fallecido?
Las empresas funerarias sólo tienen acceso a los documentos necesarios burocráticamente que las familias facilitan. Si no se facilita el certificado de últimas voluntades, no se pueden ejecutar aún teniendo conocimiento de ellos. En tal caso sólo puede informar, pero lo que se priorizará será el deseo de la familia, que es quien decide.

Qué hay que hacer si el difunto ha tenido una muerte violenta

En caso de muerte violenta, como puede ser un accidente, es el Instituto Anatómico Forense quien se encarga. En caso de no certificarse la muerte por parte de un médico, se desplaza un médico forense hasta el lugar del fallecimiento. Los servicios de urgencias llaman a la policía y según el protocolo ésta llama al juzgado y un forense se desplaza para proceder al levantamiento del cadáver.

Todas las funerarias intervienen en las recogidas de cadáver4es por rotación sin cobrar por este servicio, al recibir una comunicación del juzgado en el que se les insta a presentarse para recoger un cuerpo en una dirección concreta, desplazándose al lugar especificado y trasladando el cuerpo al Instituto Anatómico Forense.

Una vez en el Instituto Anatómico Forense, se lleva a cabo la autopsia del cadáver y
Allí el forense le hace la autopsia y después el juez decide si apoya o autoriza la incineración o tiene que ser un entierro, si se le puede dar salida al día siguiente o si necesita cuatro días más de investigación. Y a partir de ahí se contrata como con cualquier familia.

¿Por qué un cuerpo puede enterrarse antes de las 24 horas estipuladas legalmente tras una autopsia?

Obviamente, una autopsia determina que realmente se ha producido un fallecimiento. A pesar de ello, para el traslado y el entierro o incineración debe disponerse de la documentación y los permisos necesarios, lo que puede hacer que se demore más allá de las 24 horas estipuladas.

Qué se debe hacer si se produce un fallecimiento en casa

Lo primero es llamar a Urgencias para que acudan al domicilio, y es el médico del servicio de urgencias quien certifica el fallecimiento en caso de haberse producido realmente, además de encargarse de cumplimentar el certificado de defunción. En caso de no disponer de dicho impreso para certificar la muerte, puede comprarse en una farmacia, y si se contacta con una empresa funeraria también pueden proporcionarlo. Algo importante es facilitar el historial médico del difunto al médico del servicio de urgencias si se dispone de él.

Tras haberse cumplimentado el certificado de defunción, la empresa de servicios funerarios puede proceder tanto al traslado del cuerpo como a las acciones y gestiones que hayan sido contratadas.

Donación de cuerpos y de órganos

  • Donación de cuerpos: A medida que se han roto los tabús la donación de cuerpos eh España ha crecido. En otras ocasiones, el motivo es ahorrarse el dinero del entierro. La donación de cuerpos a la ciencia también es un ejercicio de altruismo, ya que lso cadáveres ayudan a la formación del personal médico. Pero hay que tener en cuenta que si se dona un cuerpo a la ciencia no se podrá llevar a cabo ningún velatorio y otro tipo de despedida porque el cuerpo, tras el fallecimiento, va directamente a la facultad de medicina que lo admite, y que además paga los gastos del traslado. Otros aspecto a tener en cuenta es que las facultades de medicina, por regla general, sólo admiten los cuerpos de las personas que han firmado previamente sel querer donarlos.
  • Donación de órganos: Otra decisión altruista es la de donar los órganos, de manera que gracias a los trasplantes otras personas pueden seguir viviendo. Cualquier persona que exprese este deseo en vida puede ser donante, pero deben cumplirse una serie de requisitos y el principal es que la defunción ocurra en la Unidad de Cuidados Intensivos, ya que sólo allí se pueden preservar los órganos correctamente. Los órganos que pueden donarse son el corazón, los pulmones, el páncreas, el hígado y los riñones.

¿Qué protocolo de vestimenta se debe seguir para un funeral?

No existe un protocolo en cuanto a la indumentaria que debe llevarse en un funeral, aunque sí se recomienda una vestimenta sobria, no ostentosa, por decoro. En primer lugar se debería respetar la religión de la familia del difunto (en el hiduísmo el color blanco se utiliza en la indumentaria en señal de duelo), y no se debe abusar de los colores llamativos.

El certificado de últimas voluntades

Tras haber transcurrido quince días desde el fallecimiento, puede solicitarse un certificado que acrredita si existe testamento y las posibles modificaciones del mismo, así como saber el notario responsable. Para solicitar este certificado hay que acudir a la Gerencia territorial del Ministerio de Justicia de la provincia correspondiente, y en ella dirigirse al Registro de últimas voluntades de la localidad en la que el difunto estaba empadronado. Es necesario rellenar la solicitud del modelo 790 y aportar el certificado de defunción del fallecido, asó como pagar una tasa. Tras realizar este trámite, el Registro expide el certificado en un plazo máximo de una semana. Si existe testamento, la familia del difunto podrá dirigirse al notario que indica el certificado.

Llámenos al 699 765 933, las 24 horas, y un asesor personal le atenderá inmediatamente.