Cementerios


Cementerios


¿Qué es un cementerio?

Los cementerios son los lugares donde se depositan los restos mortales de las personas fallecidas, y suelen encontrarse en terrenos vallados o cercados. Dependiendo de las tradiciones y culturas, los cuerpos pueden introducirse en féretros (ataúdes) o sarcófagos, o darles sepultura envueltos en telas. Los restos mortales pueden enterrarse o depositarse en criptas, mausoleos, nichos o en otras clases de lugares.

La visita al cementerio
En España aún está muy extendida la costumbre de visitar a los seres queridos fallecidos en los cementerios, y principalmente suelen visitarlos aquellas familias que han optado por el entierro y no por la incineración.

El registro en los cementerios
Todos los cementerios cuentan con un registro, de manera que si se facilita el nombre y los apellidos de un difunto o la fecha del fallecimiento, se puede saber si se encuentra enterrado allí. En los cementerios municipales hay funcionarios administrativos, y si se trata de un cementerio gestionado por una empresa concesionaria se cuenta con personal encargado del registro. En los cementerios parroquiales, por su parte, el encargado es el párroco.

Además, poco a poco los cementerios van teniendo sus propias páginas web en Internet.

Cementerios sacramentales
Los cementerios sacramentales son aquellos que dependen de las archicofradías, que antes eran muy habituales y dependen de manera directa del obispado. Estas archicofradías son las que gestionan el cementerio, y un par de ejemplos de cementerios sacramentales son los de San Isidro o San Lorenzo en Madrid.

Jardines del recuerdo

Los denominados Jardines del recuerdo son espacios de homenaje pequeños dedicados a la memoria de los difuntos, algunos de ellos para conmemorar actos valerosos o tragedias, y otros creados explícitamente en los cementerios para que las familias esparzan en ellos las cenizas de su ser querido o enterrarlas introducidas en una urna ecológica en la que, tras su descomposición, nacerá un árbol que servirá para recordar al difunto. También se les conoce como jardines familiares.

No todos los cementerios cuentan con jardines del recuerdo, y en los que disponen de ellos se puede consultar el precio y comparar entre los que tienen disponibles.

Lápidas

La palabra lápida tiene su origen en el latín, y significa piedra, y se utiliza para referirse a una piedra plana situada en una tumba o en un nicho en la que suele verse una inscripción mostrando el nombre del fallecido, la fecha de su muerte y un epitafio.

Las formas de las lápidas son diversas. Las hay rectangulares, con forma de cruz, con la forma de algún símbolo o poligonales. Y la misma diversidad existe en los materiales utilizados para su construcción, pudiendo ser de granito, mármol, piedra o madera.

La funeraria suele ofrecer diferentes posibilidades para elegir lápidas e incluso proporcionar el contacto del marmolista. Además, pueden personalizarse incluyendo fotografías y esculturas, y gracias a las nuevas tecnologías se pueden encargar por Internet e incluso ya existe la opción de añadir un código QR.

Tipos de sepulturas

Las sepulturas son los lugares en los que se entierra a los difuntos, y suelen agruparse en los cementerios señalando su ubicación con una lápida.

Las sepulturas pueden ser de diferentes tipos, entre los que se encuentran los siguientes:

  • Tumba: Tal vez la más conocida, se trata de una pequeña cámara en la que se deposita al difunto y que puede estar o bien bajo tierra (de manera total o parcial) o bien en una cripta dentro de una iglesia. Mientras que las tumbas individuales suelen encontrarse selladas, las familiares o grupales tienen una puerta por la cual acceder a ellas.
  • Nicho: El tipo de sepultura más conocido junto a las tumbas, es una cavidad practicada en una pared o un muro en la cual se deposita el féretro o la urna con los restos o cenizas del fallecido.
  • Panteón: Este tipo de sepultura es un monumento funerario donde se alojan los restos de varias personas. Lo habitual es que sea de una familia o de un grupo de personas, y se ubican en cementerios.
  • Mausoleo: Se trata de un monumento funerario o sepulcro suntuoso, con un amplio espacio en su interior, construido para mantener los restos del fallecido en buen estado y honrar sus restos. Puede ser individual, familiar o para diferentes personas que tenían relación entre ellas, y se construye como edificación independiente o parte de un edificio más grande como una iglesia.
  • Columbario: Esta clase de sepultura es el nicho en el cual se depositan las urnas con los restos de los difuntos que han sido incinerados.

Llámenos al 699 765 933, las 24 horas, y un asesor personal le atenderá inmediatamente.