Certificados y tramites funerarios


Certificados y tramites funerarios


El certificado médico de defunción

El certificado médico de defunción es un documento oficial que rellena y firma el médico en el momento en que tiene constancia de la defunción, acreditando el fallecimiento de la persona. Ahí es donde radica su importancia. Este certificado debe ser entregado siempre a la familia, y la familia entonces lo entrega a la funeraria para que ésta solicite al juez la autorización para que el cadáver pueda ser incinerado o enterrado previa validación por parte del médico forense, aunque esto varía según los municipios.

El certificado médico de defunción sólo cuenta como tal una vez que ha sido firmado. Hasta entonces no es más que un impreso.

¿Donde puede adquirirse?

El certificado médico de defunción se puede comprar en farmacias y normalmente también en hospitales, aunque algunas clínicas privadas no los facilitan. Además, también pueden adquirirse en las empresas funcionarias y el agente de la funeraria suele llevarlo por si la familia lo necesita.

Si la muerte ocurre en un hospital, este certificado se hace de manera inmediata, mientras que si sucede en el domicilio deberá ser adquirido por la familia para que lo cumplimente el médico al llegar. También puede solicitarse que lo lleve la empresa funeraria, de manera que el trámite de certificación se agiliza y no es necesario que la familia se desplace hasta la farmacia (especialmente sui sucede durante la noche y no hay farmacias de guardia cerca).

Qué es y para qué sirve el certificado literal de defunción

La partida literal de defunción es la que expide el juzgado para que la familia pueda realizar los trámites de herencias, testamentos y últimas voluntades. Es diferente que el certificado médico de defunción y sólo sirve para los trámites legales posteriores. La empresa funeraria suele ofrecer esta gestión a las familias de los fallecidos, y se puede recoger en el juzgado unos días más tarde.

Justificante del fallecimiento y cómo conseguirlo

El justificante necesario para el trabajo puede solicitarse a la empresa funeraria encargada del servicio, a la que probablemente haya que facilitar el nombre del difunto, el parentesco que hay con él y el número del propio DNI. La empresa funeraria lo facilita en el momento en sus instalaciones, y de no encontrarse en ellas puede solicitarse que se envíe por correo ordinario o e-mail.

Cuántos días corresponden al fallecer un familiar

El Estatuto de los Trabajadores indica que al fallecer un familiar le corresponde al trabajador un permiso retribuido de 2 días si no tiene que desplazarse y de 4 días en caso de tener que hacerlo. Además, establece el siguiente límite de aplicación respecto a los familiares:

  • Por consanguinidad: Padres, abuelos, hijos, nietos y hermanos.
  • Por afinidad: cónyuge, padres y abuelos del cónyuge, cuñados, yernos y nueras.

¿Qué diferencia hay entre el proceso al fallecer un familiar en un hospital y al morir en una residencia?

Ninguna. El proceso es el mismo: se contacta con la funeraria y se desplaza un agente. Al igual que ocurre en algunos hospitales, hay residencias que cuentan con velatorios en los que se pueden quedar, lo que en ocasiones es una buena solución porque el fallecido tenía amigos allí y las personas mayores que allí residen no pueden desplazarse.

¿Se puede adelantar algún trámite por si el fallecimiento ocurre mientras se está fuera?

Por supuesto que sí, y si ya se tiene claro el servicio que se va a realizar puede dejarse acordado con la funeraria. Así, aunque no se esté presente en el momento de la defunción, sólo habrá que contactar con la funeraria para comunicárselo e irán adelantando los trámites que se hayan especificado hasta que se produzca el regreso. También es importante comunicar al centro donde el pariente está ingresado que la funeraria tiene autorización para el traslado.

¿Puede la funeraria hacer gestiones después del entierro?

Hay ocasiones en que la funeraria realiza algún trámite después del entierro, como por ejemplo entregar en el domicilio las cenizas tras una incineración. Otras hacen una llamada de cortesía a la familia unos días más tarde para preguntarles cómo se encuentran y saber si todo el servicio estuvo a su gusto, y además ofrecen algún servicio posterior al entierro como ayudarles a contactar con un marmolista para crear una lápida o para ofrecerles ayuda para publicar una esquela en un diario que anuncie un una misa funeral. La funeraria comprende que el estado de duelo puede alargarse durante muchos días y ofrece ayuda para que ciertos trámites se hagan más sencillos.

Llámenos al 699 765 933, las 24 horas, y un asesor personal le atenderá inmediatamente.